Apoyamos la apuesta de la corporación ovetense por la movilidad sostenible

Queremos expresar nuestro apoyo a las medidas que el ayuntamiento de Oviedo ha anunciado recientemente  en la presentación del Plan de Movilidad para reducir el tráfico de vehículos a motor y fomentar el uso de la bicicleta y de las piernas.

A diario vivimos entre coches, respirando lo que sale de sus tubos de escape y expuestas a atropellos y accidentes. Hemos construido nuestras vidas alrededor de ese artefacto porque nos han hecho creer que no hay otra forma de moverse en la ciudad.

La predominancia del coche, en cantidad y velocidad, hace que mucha gente no se atreva a disfrutar de su entorno cercano: mayores, niñas y niños, personas discapacitadas, etc., sin mencionar el marcado sesgo de género que el uso del coche tiene, ya que los conducen sobre todo hombres.

Desde su inicio, venimos participando en el Foro por la Movilidad impulsado por el ayuntamiento, porque defendemos, en línea con el resto de partidos verdes, que la ciudad tiene que ser para sus habitantes.

Cifras como las obtenidas en el estudio preliminar del plan de movilidad, como que la mitad de los desplazamientos se realizan dentro de la ciudad o que la ocupación media de los coches es de 1,3 personas, nos tienen que impulsar a apoyar medidas valientes que acaben con el dominio de los coches en Oviedo.

La puesta en marcha de aparcamientos disuasorios a las afueras, conectados de manera eficiente con el centro mediante transporte público, junto con la puesta en marcha de itinerarios seguros y fiables tanto para peatones como para usuarias de bicicleta es, a nuestro modo de ver, un buen comienzo. Queda mucho por hacer, como estudiar la viabilidad de un sistema de préstamo de bicis eléctricas, electrificación del transporte público, instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos, etc.

Pero aunque sea costoso al principio, es imprescindible contar con la opinión de las vecinas y vecinos para que sientan los cambios como algo suyo y no impuesto. Por eso es necesario un esfuerzo adicional en información y asesoramiento por parte de la corporación para que la palabra participación no se quede en un eslogan vacío.

El petróleo tiene sus días contados y debemos adelantarnos a esa fecha, estudiando entre todas la mejor manera de adaptar nuestra ciudad a las nuevas formas de moverse en ella. No sólo nuestra salud se verá beneficiada, sino la propia idea de ciudad como espacio de intercambio y comercio local.

Deja un comentario