Carta abierta a la ministra Tejerina

El compañero David Díaz, de EQUO Avilés, replica a la ministra por su intervención en el congreso donde propuso como solución para los problemas de contaminación cambiar de ubicación el medidor

El miércoles 14 de febrero de 2018 pasará a la historia como un día muy importante para Avilés. La ministra responsable de asuntos medioambientales explicó en el Congreso que el único problema de contaminación que hay en Avilés es que la estación de medición de Matadero está colocada al lado de una estación de ITV y que ya está trabajando junto con el gobierno del Principado para convencer a la UE para cambiarla de lugar. Es decir, que en cuanto puedan cambiar la estación de lugar, se acabará el problema.

La “casualidad” ha querido que precisamente al día siguiente la realidad puede ayudar a explicarle a esta señora que las cosas no son así. Y hay que poner casualidad entre comillas porque en realidad este día no es tan poco habitual. Y unos días es de PM10 y otros días benceno, cuando no las dos cosas. Y no solo es la estación de Matadero la que muestra datos realmente preocupantes para la salud de las gentes que aquí vivimos y trabajamos.

Según la legislación vigente en España, los valores de PM10 no deberían superar los 40ugr/ml de media diaria, y no puede superar los 50ugr/ml más de 35 días al año. En la estación de medición de Matadero las superaciones han sido de más de 100 días cada uno de los últimos años. Y eso no se puede achacar a la proximidad de la ITV por varias razones:

  1. porque los valores muy elevados de PM10 también han tenido lugar en días en los que la estación de ITV estaba cerrada,
  2. porque el resto de estaciones de medición del entorno también tienen muchos días con datos realmente altos, y
  3. porque aunque se cumplan los valores legalmente establecidos, éstos están muy por encima de lo que establece la OMS para la salud de las personas, que no se cumplen ni de lejos.

Mientras a usted no se le ocurría mejor cosa que decir lo que dijo, al día siguiente fue la estación de Salinas, ubicada al lado de un instituto en una zona donde vive mucha gente, la que recogió datos que llegaron a superar los 300 ugr/ml, toda la tarde por encima de 200 y con una media diaria por encima por encima de 100. Esos datos tan exagerados se recogieron con vientos suaves de componente WNW. Es fácil darse cuenta de donde llegaba la contaminación y por qué los valores son más altos en Salinas que en Matadero.

Otros días es la estación de Llaranes la que da valores muy elevados de benceno y no hace falta saber los datos porque el olfato lo delata. En ocasiones son los picores en los ojos los que nos dicen que algo no va bien. Hay datos de que aumentan los ingresos hospitalarios con problemas respiratorios coincidiendo con algunos picos de contaminación. Y además, hay que tener en cuenta que otras estaciones de medición en las empresas que llevan mucho tiempo recogiendo valores elevados.

Los datos sobre incidencia de varios tipos de cáncer nos colocan a la cabeza de un ranking muy poco honroso.

¿Usted cree que si cambia de lugar la estación de matadero, estas cosas ya no sucederán? ¿o tendrá que cambiar también la de Salinas, o la de Llaranes? ¿o mejor quitamos todas las estaciones por eso de “ojos que no ven, corazón que no siente”?

Y los problemas no están solo en el aire. También hay que recordar que todo el entorno tiene el suelo contaminado con metales pesados, muy especialmente los lodos y rellenos de los terrenos ganados al estuario. Si eso sumamos los vertederos de jarofix en las dunas de L´Espartal y en El Estrellín, y otros vertederos clausurados de ALCOA y otras empresas, el panorama no es precisamente para sentirse orgullosos.

Los problemas de contaminación, señora ministra, no son por culpa de ubicar mal las estaciones de medición. Los problemas siempre son porque las emisiones son excesivas, derivadas de 1) una concentración altísima de empresas contaminantes y en muchos casos con instalaciones obsoletas, que no han invertido lo suficiente para que su boyante cuenta de resultados no se consiga a costa de la salud de las personas que habitan en el entorno, 2) cientos de camiones que cada día circulan por el entorno, incluso por el caso urbano de Avilés y 3) por falta de exigencia de las autoridades para evitar que eso suceda.

Déjese por favor de decir esas cosas, entérese bien de cómo son en realidad y aplíquese en procurar que la situación mejore más rápidamente, pensando en la salud de las personas.

Gráficos del día 15/02/2018, con los datos oficiales de las cuatro estaciones de medición de contaminación de Avilés. La otra estación (Avda. Cervantes, lleva días sin ofrecer datos).

Deja un comentario