Contra el juicio a integrantes del CSOA La Madreña

Rechazamos la judicialización de la vida política y la criminalización de las protestas ciudadanas.

Ante el juicio a quienes estuvieron en el centro social ocupado autogestionado de la Madreña en Oviedo, queremos mostrar nuestra preocupación por la criminalización de la protesta ciudadana pacífica.

Debemos plantearnos qué tipo de sociedad y qué tipo de democracia queremos. Para que exista realmente libertad la ciudadanía tiene que tener cauces de expresión y también de presión frente al poder. Si esos cauces se criminalizan y se judicializa toda protesta o discrepancia, estamos reduciendo la libertad de las personas, restando calidad a nuestra democracia.

“Es un mecanismo demasiado conocido y precursor de cosas nada buenas. Se carga las tintas contra el que protesta, contra el dedo que señala el problema. La disidencia es atacada desde los medios de comunicación afines, desde la tribuna del gobierno y finalmente atacada también legalmente. El objetivo es acobardar, amordazar a la sociedad. El poder siempre es intolerante con quien disiente, por eso debemos solidarizarnos con quienes han hecho un acto, que no solo no debería ser punible, sino que incluso fue meritorio. En un Oviedo arrasado por las políticas de Gabino de Lorenzo, en un edificio público lamentablemente abandonado, montaron un centro social y cultural. Hacer algo así no puede ser un delito, y si lo es, habrá que cambiar las leyes”, afirma Nacho Glez, coportavoz de Alternativa Verde por Asturies- EQUO.

“El edificio de La Madreña fue parte del expolio que sufrimos la ciudadanía durante la burbuja inmobiliaria. Una fiesta que enriqueció a unos pocos y que tenemos que pagar con nuestros impuestos y con los recortes de nuestros derechos. No podemos olvidar el trasfondo de despilfarro y corrupción que hay detrás del edificio de la Consejería de Sanidad, usado como moneda de cambio en la operación de los palacios. Nos solidarizamos con las personas que están siendo juzgadas, pero también pedimos que reflexionemos colectivamente si es lógico que esas personas estén en el juzgado mientras otros se pasean con sus cargos públicos sin que nadie cuestione sus actos y los millones de euros despilfarrados”, comenta Olga Alvarez coportavoz de Alternativa Verde por Asturies – EQUO.

El movimiento verde siempre se ha caracterizado por la defensa del derecho a la disidencia, por entender la discrepancia y la diversidad de ideas como una riqueza necesaria y que debe fomentarse. Una sociedad que cada vez se vuelve más crispada y que tratar de solucionar los problemas sociales y políticos con la cárcel es una sociedad que toma un rumbo muy peligroso. Es necesario recuperar nuestra capacidad de tolerancia para avanzar hacia una mayor libertad. Por eso expresamos nuestra solidaridad con las personas que están siendo juzgadas por la ocupación pacífica de un edificio público abandonado.

Deja un comentario