Energía, cambio climático y derechos

En estos días estamos viendo y escuchando dos cuestiones que pueden parecer muy diferentes pero que están mucho más cercanas de lo que parece: los precios de electricidad a la industria electrointensiva y los desperfectos causados por las lluvias a esta misma industria. Hay quien pide subvencionar a industrias contaminadoras del aire, del agua y del suelo, y que además generan cada vez menos empleo por euro facturado aún cuando tienen beneficios de cientos o miles de millones de euros.

Desde Alternativa Verde Comarca Avilés – EQUO, queremos lanzar una llamada de atención para intentar reconducir los discursos y los argumentos. Lamentamos que las principales centrales sindicales solo se acuerden de los precios para los grandes consumidores eléctricos y no de los pequeños consumidores PYMES y de la ciudadanía en general. Cada vez hay más personas en situación de pobreza energética severa por culpa de un modelo económico basado en precariedad laboral, menos horas, menos €/hora trabajada, e inestabilidad en los contratos, pero que sirve para cuadrar la cuenta de resultados de las empresas.

Generación de electricidad en AsturiasEntendemos necesaria una estabilidad en los precios de una de las facturas eléctricas más caras de Europa, pero también es imprescindible que haya una apuesta seria por el ahorro y la eficiencia energética. Esto conllevaría un ahorro económico a las consumidoras, incluyendo la gran industria. Y no podremos solucionar los problemas de las empresas y de la ciudadanía con  “más de lo mismo” sino cambiando el modelo.

En cuanto a los desperfectos causados por efectos naturales, primero apuntamos a la desproporcionada responsabilidad de las grandes empresas en términos de emisiones de gases de efecto invernadero. Todos los modelos científicos indican que a medida que incremente la temperatura media global por la emisión de estos gases, subirá el nivel del mar, y habrá precipitaciones mas extremas como las que estamos viviendo estos días.

Pues bien, eso que nos advierte la ciencia lo pagaremos también en Avilés, porque las industrias están sobre terrenos ganados al mar y las inundaciones serán cada vez más frecuentes. Desde EQUO queremos velar porque las subvenciones a la factura eléctrica de estas empresas, sean devueltas en empleo digno y una industria comprometida con su entorno. Insistimos en la necesidad de un cambio de modelo que ataque de verdad los problemas de fondo: frenar y adaptarse al calentamiento global, parar la creciente desigualdad y precariedad, velar por los derechos básicos de todas las personas.

Y eso no pasa por facilitar a la industria actual que siga funcionando igual, sino procurando que tengamos una industria más sostenible económica, social y medioambientalmente. Plantear un cambio en el modelo energético, desde el consumo eficiente y responsable, la distribución, y la generación, no solo es un claro beneficio medioambiental, también influye notablemente en la cuenta de resultados de las empresas, debiendo traducirse en más y mejores empleos en la zona.

Deja un comentario