Craso error en las obras de reurbanización de Santa Apolonia

Primero el plan de movilidad y luego remodelar las calles, no al revés.

Siempre se dijo que empezar la casa por el tejado no es buena idea. Además, las buenas enseñanzas nos dicen que las cosas hay que meditarlas bien para tener una correcta planificación y no caer en el error de hacer algo que luego haya que deshacer.

En estos días que comienzan obras para la reurbanización de la calle Santa Apolonia, de forma más o menos coincidente con el inicio del procedimiento para contratar una empresa para la preparación de un plan de movilidad para el concejo.

La reurbanización de la calle, si se hace tal como mostraban los planos que nos enseñaron a la ciudadanía, condicionará de forma muy importante algunas de las reivindicaciones que deberán tenerse en cuenta en el plan de
movilidad. Se dificulta, por ejemplo, la posibilidad de tener carril bici desde Villalegre hasta Avilés; la modificación de los carriles de circulación y la colocación de una rotonda en El Pozón harán casi imposible esa opción de comunicación ciclista.

Por otro lado, la correcta ordenación del tráfico para facilitar la comunicación en autobús también se verá comprometida.

Desde diversos ámbitos hemos dicho que no deben hacerse más obras que las propias de mantenimiento hasta que no haya un plan de movilidad, porque no se puede empezar la casa por el tejado y porque hay que planificar bien las obras para no gastar dos veces. Por eso seguimos diciendo, aunque sea hablar contra una pared, que primero el plan de movilidad y luego remodelar las calles, no al revés.

Aunque claro, también algunos pensamos que un plan de movilidad (más bien algo parecido) debe existir en un cajón oculto y se ha ido implementando poco a poco con todas las modificaciones habidas en los últimos años. Y ya vemos que el resultado no gusta ni facilita la solución a los problemas de movilidad de Avilés.

Deja un comentario