Fiestas y residuos

Pedimos a los ayuntamientos que se impliquen en la aplicación de medidas de reducción y reutilización de residuos en eventos.

El ejemplo la celebración de las fiestas de fin de año, donde los servicios de limpieza se limitan a recoger las toneladas de residuos generados sin realizar ninguna clasificación que permita su posterior reciclaje o reutilización. De manera tan reiterada como desoída hemos solicitado la implantación de planes municipales para evitar esta imagen, reducir su impacto medioambiental y realizar un uso eficiente de los recursos públicos, máxime ante la obligación de reducción de aportaciones del 50% a los vertederos.

Aquí podemos ver una noticia sobre el tema:

Vídeo de la plaza mayor de Gijón llena de basura

El Ayuntamiento de Gijón debe implicarse en una gestión real y eficaz de los residuos; por tanto, no es de recibo que se autoricen fiestas, eventos y todo tipo de actividades con gran afluencia de público, sin exigir a la organización un plan de gestión de residuos, con medidas para reducir su generación y para facilitar la recogida separada y el reciclaje.

Consideramos que es no asumible continuar con la misma inacción por parte del Ayuntamiento, cuando día tras día se nos informa de que no estamos cumpliendo los objetivos de reducción y reciclaje de residuos. Nos proponen subir los tributos asociados a la gestión de basura, pero sin embargo no se adoptan medidas básicas y mínimas en estos eventos, donde después de su celebración se muestra un “campo de batalla” cubierto de plásticos y otros residuos. El ayuntamiento no puede limitarse a una recogida genérica posterior, porque el impacto de cada una de estas fiestas elimina todo el esfuerzo de muchas familias durante un año.

El Ayuntamiento de Xixón y Emulsa no pueden pretender ofrecer y avanzar hacía un modelo de economía circular y gestión sostenible, cuando no se adoptan medidas básicas en los grandes actos generadores de residuos, y especialmente cuando se utiliza un espacio público. No se instalan recipientes adaptados al espacio de la actividad que permita la recogida separada, no se acuerda con los organizadores medidas para reducir en origen la generación de residuos, y para evitar el uso de plásticos (botellas, vasos, bolsas, etc.), fomentando por ejemplo el uso de recipientes reutilizables, y los propios servicios municipales no realizan un tratamiento y clasificación de los residuos que recogen.

Cuando se organiza un evento es necesario contar con seguros de accidentes y responsabilidad civil, planes de evacuación, y otras medidas precautorias. ¿Por qué no se le da un tratamiento similar a la generación de residuos?. La celebración de estos eventos, requeriría además la aplicación de acciones transversales, que incluyan medidas de información y prevención en materias como consumo de alcohol y drogas, acoso sexual y violencia, etc.

Solicitaremos información y datos sobre el volumen de residuos generados por la celebración de estos eventos y qué tratamiento han recibido, el coste en dinero público, y preguntaremos por qué no se están adoptando o requiriendo como en otras ciudades españolas y europeas la aplicación de planes o protocolos de sostenibilidad y gestión de residuos. El derecho al ocio y a la diversión, no es un impedimento para realizar eventos sostenibles y de bajo impacto medioambiental (residuos, ruidos, etc.).

Deja un comentario