La nacionalización de Alcoa es imprescindible

Desde la asamblea de Alternativa Verde EQUO Comarca Avilés, queremos mostrar una vez más nuestra solidaridad con toda la plantilla de Alcoa, que en estos momentos ven en peligro inminente sus puestos de trabajo.

En diciembre de 2014 fuimos la única voz que dijo que era inasumible la permanente postura de fuerza y chantaje adoptada por la multinacional ALCOA y que la alternativa al chantaje era la nacionalización por 1€. Hoy día esa nacionalización es necesaria como medida de urgencia pero podría ser un error a medio plazo si no se cambia el modelo socioeconómico.

Hay que entender que el anuncio de cierre de la multinacional es en realidad “la crónica de una muerte anunciada”, porque ya sabíamos desde hace años de la puesta en marcha por ALCOA de una enorme planta de producción en Arabia Saudí, 22 veces mayor que Avilés y Coruña juntas y que hace años que hay un cierre escalonado de las plantas que tienen en el resto del mundo.

Imagen: asturias24.es

El negocio de la venta de las plantas a ALCOA fue un negocio ruinoso y además no se llegaron a hacer las inversiones comprometidas. Mérito sobre todo del PP y del presidente Aznar y sus sucesores populares y socialistas. En mayo de 2016 el diario Faro de Vigo explicaba que ALCOA obtuvo al menos dos mil millones de beneficios desde 1998 hasta 2014 entre San Cibrao, Coruña y Avilés. Mientras tanto amenazaba con el cierre porque la energía era muy cara y se retrasaban inversiones sobre todo de carácter medioambiental.

Entre el cierre de Alcoa y los accidentes en otras grandes industrias de la comarca, se evidencia cómo las multinacionales practican “economía de guerra”: mínimo coste en mantenimiento, apenas inversiones de futuro y máximo beneficio sacado del esfuerzo de la plantilla. No se necesita una tesis doctoral para afirmar que esta forma de operar solo traerá ruina, de hecho ya ha comenzado el declive.

Oportunidad para otro futuro diferente

Pero no podemos quedarnos viendo el tiempo pasar mientras nos lamemos las heridas, hay que pasar a la acción. Lo primero atender esas 300 personas que se ven en la calle, además de los empleos indirectos, algunos podrían solucionarse con prejubilaciones o reubicaciones en otras empresas de la comarca o aledaños, como un parche temporal, paliativo, a corto plazo.

Necesitamos un plan de futuro a medio y largo plazo, para volver a crear ese volumen de empleo destruido. Y debemos concienciarnos de que ese futuro no pasa por esperar que otro Míster Marshall venga a plantarnos una “fabricona” con una expectativa de empleo con la que pueda imponer contratos leoninos. El tiempo de las “empresonas” se está acabando, los dinosaurios industriales se extinguen, la evolución sigue su camino.

Es hora de empezar a pensar que si antes una empresa tenía 500 trabajadores, ahora tenemos que hablar de 50 empresas que cada una pueda absorber 10 trabajadores. Y para ello habría que pensar en apoyar la pequeña y mediana empresa, sobre todo en sus comienzos, con microcréditos, apoyo institucional, apoyo técnico. Nos sale más barato que Mister Marshall.

Lucha Contra El Cierre De Alcoa
Imagen: europapress.com

Tenemos un recurso natural importante, nuestra gente, sus conocimientos y experiencias a todos los niveles, con ganas de innovar, con ganas de experimentar y sacar proyectos adelante. Solo tenemos que poner los medios para explotar ese recurso.

Hay muchos nuevos nichos de empleo verde. No, no significa que volvamos todos en masa a la agroganadería. Están las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética, la movilidad, la rehabilitación de edificios, la economía circular y gestión de residuos, la simbiosis industrial, los servicios de cuidados y mucho más. Por ejemplo ¿Saben nuestras autoridades que si los ayuntamientos de la comarca cumplieran con las normas europeas en materia de residuos se podrían recuperar esos puestos de trabajo perdidos? ¿saben que apostar por el pequeño comercio da 3 veces más empleo que los grandes establecimientos? Y la gran diferencia está en que la riqueza queda donde se genera y se lucha contra la desigualdad social.

Igual las malas noticias que antes anunciamos no son tan malas, solo hay que abrir la mente y observar que lo que pasa aquí, ya ocurrió en otras partes del planeta, y salieron adelante con estas ideas. No hemos inventado nada nuevo.

Deja un comentario