Parecidos razonables: Castor y la Regasificadora de El Musel

Artículo de Paco Ramos, miembro de Ecoloxistes n’Aición d’Asturies

 

Poyecto Castor

Imagen: rtve.es

El Gobierno ha aceptado el 3 de Octubre en un real decreto-ley la renuncia a la concesión del almacén de gas Castor de Escal UGS, instalación participada por ACS en un 66,67%, y fija una indemnización para la compañía de 1.350 millones, cantidad que se cargará al recibo del durante 30 años. La titular de los derechos de cobro será Enagas, por medio de su filial Enagas Transporte. El cobro se hará a cargo de la factura mensual durante esos 30 años, según explicaciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los costes de mantenimiento y operación se abonaran con cargo a los ingresos por peajes y cánones del sistema gasista. El departamento que dirige José Manuel Soria indica que esta hibernación supondrá un ahorro para el sistema de gas, ya que no va a entrar en funcionamiento.

La realidad es que esto supone un incremento en el “nuevo déficit de tarifa” en este caso del gas, del que, supongo no culparán de nuevo a las energías renovables, las cuales, por cierto, tampoco son culpables del de la electricidad. Este déficit se unirá al ya existente, que en la última liquidación provisional de julio ya era de 522,5 millones de euros en términos de caja, superior en un 48,4% al del mismo periodo del año anterior, que había sido de 352 millones de euros.

Pero todo esto no es nuevo para los asturianos y asturianas, ya que, en la misma situación de hibernación, además de manifiesta ILEGALIDAD, se encuentra la planta Regasificadora de El Musel, también propiedad de Enagas. Como en el caso actual, y según el informe emitido en su momento por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre los peajes, cánones y retribuciones correspondientes al sector de distribución del gas, que ponía de manifiesto que los ingresos no cubrirán los costes del sistema. Es relevante tener en cuenta que al referirse a los costes del sistema, se habría previsto que en 2014 se realizase un pago de 75,9 millones de euros como “retribución transitoria” correspondiente a los años 2012, 2013 y 2014 por la planta regasificadora de El Musel. Esta cantidad es provisional en tanto se conozca el valor auditado de la inversión realizada.

Regasificadora El Musel

Imagen: laoropendolasostenible.blogspot.com

Pero esta no es la única “coincidencia” en la “Planificación de los sectores de electricidad y gas 2002-2011, en su Revisión 2005-2011” aprobada por el Consejo de Ministros de 31 de marzo de 2006 incluía, entre otros, el almacenamiento subterráneo de gas natural denominado “Castor”, dentro del grupo de planificación denominado “A Urgente”. Es decir, sus costes deberían ser asumidos por el sistema, es decir, por los consumidores y consumidoras, tanto domésticos como industriales. Esta revisión es la misma que, por decisión del Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, ante las presiones del Gobierno asturiano de Vicente Álvarez Areces incluyó la planta de El Musel.

Esta inclusión en la Revisión de la Planificación de los Sectores de Electricidad y Gas no estaba en absoluto justificada, dada la proximidad de las plantas de Bilbao y Mugardos. Esta inclusión se hizo sin que ninguna de las condiciones que la hacían innecesaria anteriormente cambiase, no apareciendo como prioritaria la construcción de ninguna central de gas en Asturias, y estando todos los proyectos presentados condicionados a que se hiciesen efectivos, lo que parecía, y la realidad lo ha demostrado, imposible. La inclusión de esta planta chocaba claramente con la propia nota de prensa de la empresa ENAGAS, que para justificar el proyecto indicaba que esta planta “…permitirá el suministro de gas natural en condiciones óptimas de operación y seguridad a las centrales de ciclo combinado, 16 grupos de 400 MW, que está previsto que se ubiquen en su zona de influencia.” De las 16 centrales que se suponía que atendería se han construido 2, las de Soto de Ribera, y están funcionando al 4%, fruto de la desastrosa “burbuja del gas” con más de 27.000 MW instalados en todo el país.

Estaba claro que era una apuesta más por continuar con una visión del sistema energético totalmente volcado sobre la oferta y sin tener en cuenta ningún condicionante ambiental. Esta situación hace que, para salvar a estas centrales, se fomente el incremento del consumo y el despilfarro, además de impedir el desarrollo de las fuentes de energía renovable, como hemos visto en estos últimos años.

Queda por tanto claro que, en lugar de favorecer un debate sobre el actual modelo energético, español y asturiano, totalmente ineficiente y contaminador, se ha favorecido a los intereses del sector energético, que trataba de convertir la Península Ibérica en uno de los centros de distribución más grandes de Europa, donde se concentraría una tercera parte del total de plantas regasificadoras propuestas para la Europa de los 25.

Paco Ramos (@PacoRamosM)

Un comentario

  1. Pingback: Necesitamos tu ayuda para seguir protegiendo tus derechos - EQUO ASTURIAS / ASTURIES

Deja un comentario