Los colegios requieren más implicación

EQUO GIJÓN PIDE UNA MAYOR IMPLICACIÓN DEL AYUNTAMIENTO EN LOS PROBLEMAS DE LOS CENTROS ESCOLARES DE GIJÓN

Desde EQUO entendemos que las necesidades de la comunidad educativa en Gijón van más allá de la necesaria coordinación de las obras. Es evidente que esa coordinación debe existir y que no debe volver a pasar que las obras comiencen con el curso escolar, después de haber estado todo el verano paradas. También vemos positivo y necesario que las direcciones de los centros y los consejos escolares participen de la planificación de estas obras.

Ahora bien, no es el único tema donde el ayuntamiento tiene competencias que necesitan del trabajo y la coordinación de la concejalía. El servicio de comedores escolares es responsabilidad municipal y no se está haciendo ninguna vigilancia sobre la empresa adjudicataria. No existe control municipal sobre el cumplimiento del pliego de condiciones. Es necesario que se respeten los números mínimos de monitoras y que se les den la formación y capacitación necesaria para que se cumpla el pliego de condiciones por el que el ayuntamiento está pagando puntualmente.

Igualmente se están produciendo recortes en los servicios de limpieza de los colegios que afectan a las condiciones de las trabajadoras, pero también el resultado final de su trabajo. Es lógico que la comunidad educativa centre sus reivindicaciones en el necesario aumento de plazas del profesorado, pero también debemos vigilar la situación de este colectivo y su trabajo que tiene una gran influencia sobre el bienestar de las personas que trabajan en los centros. En ese campo, se está produciendo una lamentable descoordinación, que hace que se mezclen los residuos que previamente la comunidad educativa ha separado. Al no dar los medios adecuados al personal de limpieza, éste se ve obligado a mezclar, lo que el alumnado y el profesorado ha separado. De esa forma se devalúa el importante papel concienciador que la escuela debe tener en un asunto de esta importancia para la sociedad.

Otro aspecto preocupante de los recortes, es el mayor uso del recurso disciplinario de las expulsiones de los centros. Es un asunto donde el ayuntamiento, desde la Fundación de Servicios Sociales, también está implicado. Expulsar a un alumno, es trasladar el problema de lugar, pero no solucionarlo. Para ello es necesario que invirtamos en medios suficientes para entender las causas y atajarlas. Cuando no hay medios, el profesorado se ve obligado a tomar esas medidas drásticas y en muchas ocasiones contraproducentes.

La concejalía de educación no es la concejalía de obras públicas, por eso pedimos al Ayuntamiento una mayor implicación en estos problemas de la comunidad educativa.

Deja un comentario