Responsabilidad con la recogida de animales

Estamos viendo cómo, debido al despropósito y a la negligencia del Principado de Asturias en el cumplimiento de la normativa de recogida de animales, las Asociaciones, colectivos ecologistas, y ONGs están teniendo que hacerse cargo de un trabajo que deberían realizar las Administraciones. Pedimos al Gobierno del Principado y a los Ayuntamientos más trabajo, seriedad y responsabilidad en este tema.

Consideramos un despropósito la sucesión de incomparecencias, dejación de funciones y negligencias del Principado de Asturias y los Ayuntamientos en la recogida de animales, sean estos abandonados, maltratados, o simplemente aquellos que haya que recoger tras su muerte.

Calamar gigante en el Sablón, Llanes

No es de recibo que tengan que hacerse cargo de su recogida redes de voluntarios, colectivos ecologistas, ONGs o Asociaciones, cuyo trabajo además de no ser valorado y apoyado suficientemente, reciben a veces críticas airadas e injustificadas, pues realizan, con muy pocos medios, una labor que debieran realizar las Administraciones Públicas.  Tenemos ejemplos de ONGs como Mundo Vivo, que tuvo que hacerse cargo de los cerdos vietnamitas de Oviedo, o de protectoras como Arriguau o Huellas del Sella, desbordadas por el aluvión de abandonos  de mascotas durante este verano, y que no han encontrado apoyo institucional alguno.

En lugar de eso, el Principado y algunos Ayuntamientos torpedean la acción de estos colectivos, llegando en algunos casos a impedir su ayuda y actuando con la prepotencia impropia de quien tiene la obligación de prestar dicho servicio, y encima no lo hace de forma correcta. Ha sucedido también varias veces con Cepesma, la última tras el calamar gigante encontrado en la playa del Sablón, del cual se hizo cargo la Dirección General de Pesca, impidiendo cualquier acción colaborativa.

Por todo ello exigimos al Principado y a los Ayuntamientos, que cumplan con las respectivas normativas en materia de recogida de animales, -sean estos vivos o muertos- haciendo su trabajo de forma correcta en tiempo y forma, y permitiendo la acción coordinada con cualquier colectivo que decida prestar su labor de forma desinteresada

Es necesario recalcar que, en general, la fauna salvaje no debe ser molestada, ni aunque se vea aparentemente desorientada debe ser recogida. Hablamos de aquellos casos como el del calamar gigante, donde la necesidad de intervención humana no es discutible.

Pedimos que tanto Principado como Ayuntamientos actúen con la seriedad y la responsabilidad que corresponde en esta materia. Apuntamos, en todo caso, que dichas labores deben ser consensuadas con todos los colectivos mencionados, mediante los compromisos y protocolos adecuados.

Deja un comentario