Reunión con el Conceyu de la Mocedá

En el encuentro mantenido el pasado miércoles 5 de Diciembre, con el Conceyu de la Moceda de Xixón (CMX), nos trasladan los problemas de participación y baja consideración que tiene la juventud y sus colectivos en las políticas locales de nuestra ciudad.

No existe un órgano municipal específico de participación juvenil, que sirva de punto de trabajo común entre la administración local y la juventud de Gijón, y que les permita trasladar y participar en la elaboración y toma de decisiones de las políticas y programas que pone en marcha el Ayuntamiento de Gijón

El deseo de aportar, participar y proponer de la juventud de Gijón, se ve limitado y desmotivado por la percepción que tienen de no querer ser escuchados. Es necesario contar con la juventud en la planificación del presente, dado que los resultados futuros tendrán especial impacto sobre ellos/as.

Tampoco se ha puesto en marcha el Plan Integral de Juventud, que según parece esta “durmiendo en algún cajón”, y consideran necesario un replanteamiento del programa de vivienda joven, ante la necesidad de mejoras de habitabilidad de una parte de los pisos del programa, dada su antigüedad.

Y la vivienda, junto con la precariedad laboral y los bajos salarios, son problemas compartidos y asociados entre sí, y que afectan especialmente a los/as jóvenes. Su acceso a la vivienda debería ser una prioridad y el ayuntamiento tiene capacidad y competencias para actuar. Según nos indican este año han existido ayudas al alquiler de 0 euros, algo incomprensible.

Estas cuestiones impiden su independencia respecto al ámbito familiar, y su autonomía y desarrollo personal. Tanto por las dificultades de acceso a la vivienda en propiedad, por las condiciones bancarias que requieren ahorros previos y condiciones laborales estables; como por la carencia de programa adecuado de vivienda pública municipal o sistema de alquiler social regulados por el Ayuntamiento, con viviendas adaptadas y en condiciones de habitabilidad adecuadas.Lo cual ayudaría a evitar la creación de una burbuja del alquiler, con precios muy elevados, que afecta especialmente a los/as jóvenes.

Durante el encuentro nos muestran la situación concreta del Conceyu de la Moceda de Xixón (CMX), cuyo local esta pendiente de una reformar sin ejecutar desde hace meses, que limita sus actividades e impide el uso de determinadas partes de sus instalaciones.  Es una dinámica del “todo que si” a sus necesidades, pero luego las cosas se alargan indefinidamente en el tiempo. Esta misma semana el sistema de calefacción se ha averiado.

Además de estar pendientes de mejorar la accesibilidad con una puerta exterior de apertura automática y reubicar el cajero ciudadano en el exterior para facilitar su uso cuando el local este cerrado.

Por lado nos trasladan las dificultades que la juventud tiene en la tramitación de las subvenciones y/o ayudas públicas, así como el la tardanza en su posterior abono. Muchos/as de los/as solicitantes no pueden iniciar su proyecto precisamente por la falta de medios económicos, es el momento inicial cuando dichas ayudas públicas son más necesarias. El propio CMX se ve afectado, percibiendo con retraso su financiación, lo cual supone a día de hoy retrasos de varios meses lo cual afecta a las nóminas de sus técnicos/as, personal joven que sufre directamente las dinámicas municipales.

Consideramos necesarios cambios en el sistema de ayudas municipales, deben reducirse y simplificar las cargas administrativas, además de establecerse formulas de asesoramiento o ayuda para solicitantes del colectivo juvenil, los/as cuales en muchas ocasiones se enfrentan por primera ver a estas cuestiones o tramites.

La administración local ya dispone de muchos de los datos e información que necesitan, procede hacer un circuito interno de recopilación y evitar traslada esa carga a los/as solicitantes. Se deben habilitar formulas de cuasi-automáticas de percepción de las ayudas, tipo declaración responsable, y posteriormente verificar el cumplimiento de los requisitos y si no procede reintegrar las mismas.

Los/as jóvenes actuales de entre 16 y 35 años son, en ciertos aspectos, diferentes a las generaciones pasadas. Por formación e información, uso de las tecnologías y de las redes sociales, así como por sus oportunidades de conocer a otras personas de diferentes países y culturas, esto les hace mostrar más interés por su desarrollo y crecimiento personal, por vivir experiencias.

Y lamentablemente suponen un porcentaje cada vez más pequeño sobre el total de la población, existe un “muro” que limita su participación social y política frente a unos colectivos o grupos de población mas grandes y con más posibilidad de influir en las políticas públicas. Debemos ayudar y motivar a la juventud de nuestra ciudad, para que sus derechos estén al mismo nivel que el resto de la población, son el presente y son el futuro, y serán los más afectados/as por los retos y cambios futuros.

Deja un comentario