Solidaridad con Viesques

Consideramos la situación planteada por la movilización y rechazo del vecindario de Viesques por la puesta en marcha de una nueva estación de servicio, es un ejemplo de como actualmente las personas están cada vez más concienciadas y preocupadas por impacto de las actividades en su salud y bienestar, y las administraciones públicas parecen olvidar su papel de protección y defensa de sus derechos. Además de las dificultades administrativas que los/as vecinos/as están encontrando para obtener información en relación a la actividad, una muestra de la necesidad de una mayor transparencia y empatía con la ciudadanía.

Nuestra ciudad, tiene un grave problema de calidad del aire y contaminación ambiental asociado a la falta de compromiso por parte de las administraciones, de los partidos tradicionales y de la propia actividad industrial en la aplicación de medidas regulatorias, de inversión tecnológica, y políticas integrales y transversales en materia de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático.

Es una incongruencia elaborar planes de mejora de la calidad del aire, con medidas y soluciones para reducir la contaminación y por otro lado no adoptar precauciones y/o limitaciones a la implantación de nuevas actividades potencialmente peligrosas y contaminantes. Por no hablar de como se combina estas actuaciones con la aplicación planes de movilidad sostenible, planes contra contaminación acústica, uso de energías renovables, etc.. Debemos pasar de la estética a la aplicación de medidas a medio y largo plazo para avanzar hacía una transición ecológica donde la sostenibilidad medioambiental y la protección de las personas primen sobre otras cuestiones.

En cambio se continúan autorizando instalaciones con riesgo y peligro en pleno casco urbano. Cuando a día de hoy, los estudios recomiendan mantener unas distancias mínimas respecto a viviendas, colegios, centros de salud, etc., así como indican que las estaciones de servicio son fuentes potenciales de emisión de partículas tóxicas como el benceno. !En lugar de reducir, incrementamos las emisiones¡

Todo ello amparado por una normativa que en Asturias esta totalmente obsoleta ya que la regulación de las actividades potencialmente peligrosas se realiza con un Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (RAMINP) del año 1961. ¡una ley de hace 57 años regula las actividades peligrosas en el año 2018¡.

Zona donde quiere instalarse la gasolinera. Fuente diario El comercio

Además en plena crisis y con la excusa de fomentar el emprendimiento, el crecimiento y la creación de empleo, el gobierno de España aprobó la ley 11/2013 que sin tener en cuenta la tipología de la actividad, pretende facilitar la realización de nuevas actividades y servicios en instalaciones ya existentes. Limitando la actuación municipal por medios de sus planes urbanísticos, así como los usos del suelo; es decir una especie de barra libre con el argumento del crecimiento económico y que pretende no tener en cuenta si la actividad es potencialmente contaminante o los ruidos y peligros asociados, y menos la opinión de los/as posibles afectados/as.

En el caso de Viesques y en otras instalaciones de nuestra ciudad, los puntos de lavado de vehículos, centros comerciales, etc. se están utilizando para prestar servicios como gasolineras al amparo de eso llamado libertad de mercado, lo cual parece primar más que el derecho a la salud y la protección de las personas y del entorno. Debemos repensar y analizar de manera preventiva estas cuestiones.

El pasado martes, 6 de noviembre, en un encuentro mantenido con los/as vecinos/as y la asociación de vecinos/as de Viesques, desde Alternativa Verde por Xixón-Equo, les trasladamos estas cuestiones y animamos a contactar con la Plataforma Contra la Contaminación de Gijón, dado el carácter global de toda la problemática de ambiental que tiene nuestra ciudad, así como a movilizarse y actuar de manera legal por vía judicial o vía administrativa analizando la licencia municipal, dada la existencia de nueva normativa regulatoria que entro en vigor a finales del pasado año 2017 y que afecta a las instalaciones para suministro a vehículos (RD 706/17) y la posibilidad de incumplimiento de algún tramite o precepto legal por la instalación. Mostrando ellos/as su voluntad de movilizarse conjuntamente, presentar firmas y reclamar una actuación municipal preventiva, más cuando según la documentación de la que disponen la licencia de obras y actividad de la instalación fue denegada por los servicios municipales en un primer momento.

Deja un comentario